Historia del deporte adaptado. ¿Cómo empezó todo?

Para conocer el origen de la relación entre deporte y discapacidad debemos remontarnos al final de la II Guerra Mundial y al hospital de Königshütte, en la Alemania nazi, en el que el doctor Ludwig Guttman se encontró, por primera vez en su vida, con un paciente que había quedado parapléjico a causa de una lesión medular.

Impresionado, se especializó en Neurología y se dedicó a estudiar las disfunciones físicas. Para el año 1933 el doctor Guttman era considerado el neurocirujano más importante de Alemania. Pero con la llegada de los nazis se prohibió a los judíos el ejercicio profesional de la medicina, y se vio obligado a emigrar a Inglaterra.

En esa época no dejaban de llegar soldados heridos en combate cuyas heridas les condenaban a la amputación o a la parálisis. En concreto, la tasa de mortalidad de la paraplejia por traumatismo alcanzó tasas de hasta el 80%, y los pocos supervivientes tenían una calidad de vida pésima. Por lo general estaban destinados a acabar sus días en instituciones para enfermos incurables.

Ludwig_Guttmann2
El doctor Ludwig Guttman
Enfermera con un soldado herido

Guttman presentó en 1941 un estudio sobre el tratamiento y rehabilitación de los pacientes con heridas de la médula espinal, y el Consejo para la Investigación Médica decidió crear un centro específico para ellos.

En Septiembre de 1943 nombró a Guttman director del primer centro para lesionados medulares, el cual se instaló en el Hospital Stoke Mandeville, con sólo 26 camas.

El objetivo de Guttmann era integrar a los pacientes en la sociedad como miembros útiles y respetados a pesar de su elevado grado de discapacidad. Durante los primeros dos años de funcionamiento del centro tuvo que enfrentarse a los que opinaban que no merecía la pena dedicar tantos recursos a unas personas con unos impedimentos tan grandes.

El deseo de Guttmann de reintegrar a sus pacientes a una vida social tan completa como fuera posible se extendía a todos sus aspectos, lo que en el caso de la sociedad inglesa incluía el deporte. Él aseguraba que éste era positivo para sus pacientes «en primer lugar para entrenar al cuerpo y en segundo, para evitar el tedio propio de la vida hospitalaria».

Por otro lado, Guttmann había practicado deportes como miembro de una fraternidad universitaria judía, así que estaba convencido de su valor como terapia. Además de restaurar la fuerza, coordinación, rapidez y resistencia de la persona discapacitada, los deportes suponían una aportación positiva gracias a su aspecto recreativo. Esto les daba un innegable valor psicológico para contrarrestar actitudes antisociales y psicológicamente anormales, como los complejos de inferioridad, la ansiedad, la pérdida de la autoestima o el autoaislamiento.

Guttman también estaba convencido de que su práctica favorecía la autodisciplina, el compañerismo y el amor propio de sus pacientes, tres valores esenciales para la reintegración social de las personas que habían sufrido lesiones medulares y amputaciones.

Fue solo el comienzo de algo más grande.

Guttmann había observado que algunos pacientes habían conseguido un disco de hockey y jugaban a empujarlo con sus bastones, a la vez que movían sus sillas de ruedas. Este deporte, conocido como polo de silla de ruedas, presentaba riesgos para los pacientes, así que fue sustituido por otros como baloncesto, tiro con arco, netball, lanzamiento de jabalina y billar. El tiro con arco era especialmente popular, ya que al basarse en la fuerza del tren superior permitía a los paralíticos competir contra personas sanas.

El 29 de julio de 1948 Guttmann organizó la primera actividad deportiva más allá de los residentes en su hospital al invitar a un equipo de pacientes de un hospital de Richmond a competir en tiro con arco y lanzamiento de jabalina: fueron los primeros Juegos de Stoke Mandeville. Compitieron dieciséis pacientes, entre ellos dos mujeres, y coincidieron con la inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres de 1948.

La segunda edición de los Juegos de Stoke Mandeville tuvo lugar exactamente un año después. La competición se amplió a 37 deportistas de seis hospitales distintos. Fue en esta edición cuando Guttmann hizo pública su intención de desarrollar una competición equivalente a las olimpiadas, pero dedicada a los deportistas discapacitados.

Clase de tiro con arco
Deportista recibiendo una medalla de oro

En 1951 los juegos comprendían ya cuatro deportes (arco, netball, jabalina y billar), y 126 participantes de once hospitales de todo el Reino Unido. La primera edición con participación internacional fue la de 1952, cuando acudió una representación del hospital de veteranos de Aardenburg (Países Bajos). Para 1959 los juegos habían crecido hasta 360 competidores de 20 países.

En 1960 los entonces denominados «International Stoke Mandeville Games» se celebraron junto con los Juegos Olímpicos de Roma de forma oficial, por lo que se les considera los primeros Juegos Paralímpicos de la historia.

099-SOLO-NIÑOS-A-MITAD-TODO-LO-ANCHO